VACANTIS APOSTOLICAE SEDIS

"Quod si ex Ecclesiae voluntate et praescripto eadem aliquando fuerit necessaria ad valorem quoque." "Ipsum Suprema Nostra auctoritate nullum et irritum declaramus."

LA CONFESIÓN DE SAN PEDRO (III y final)


LA CONFESIÓN DE SAN PEDRO
L'Évangile médité et distribué pour tous les jours de l'année, 
suivant la concorde des quatre Évangélistes, 
Bonaventure Girardeaux
4ème edition, tome troisième, Metz, 1801

*Nota: Comentario anterior al Concilio Vaticano



TERCER PUNTO.
Por qué Jesús prohíbe hacer pública la confesión
de San Pedro.


Entonces Jesús prohibió a sus discípulos decir que Él era Cristo. No es que quisiera que lo ignoráramos. Juan Bautista lo había anunciado y mostrado como tal; Él mismo demostró con sus obras que lo era, y a veces lo declaraba en voz alta, más o menos oscuramente, según la disposición de sus oyentes, y siguiendo las leyes de su divina sabiduría. La gente, mal dispuesta y poco atenta, no entendía lo que les decía de su divinidad; sus enemigos entendieron esto y lo convirtieron en un crimen.


Desde que sus milagros habían brillado y le habían atraído los celos y el odio de los jefes de los fariseos y escribas, no se podía anunciar claramente que él era el Mesías y el hijo de Dios, sin exponerse a una muerte segura. Es en estas circunstancias que quiere que sus Apóstoles se contenten con anunciar, como lo hicieron, la llegada inminente del reino de Dios, la necesidad de prepararse mediante la penitencia, y les prohíbe decirle a nadie que Él era el Cristo.

Podemos considerar tres razones.

1º Primera razón, tomada de la dignidad de este misterio. El gran misterio de la Encarnación, la obra maestra del sabiduría y poder de Dios, el fundamento de la redención de los hombres, este misterio después de haber sido rápidamente anunciado por el precursor, era, en su naturaleza, demasiado divino y demasiado sublime, como para ser publicado dignamente por cualquiera que no fuera el Verbo encarnado. Siguiendo los decretos de la sabiduría eterna, y dada la mala disposición de los espíritus, la confesión pública de la divinidad de Jesucristo tuvo que ser sellada con la Sangre. de quien la haría, y ella no podía ser más digna que por la Sangre del Hombre-Dios mismo. Ninguna criatura era digno de derramar su sangre por esta sublime verdad, antes que J. C. hubo merecido la gracia y dio ejemplo. derramando la suya.


2º Segunda razón, tomada del resto de acontecimientos. Si antes de la muerte de Jesucristo se hubiera dirigido la fe del pueblo hacia el gran misterio de su divinidad, esta fe todavía tierna habría sufrido un escándalo demasiado grande en el momento de su pasión y su muerte, con peligro de nunca recuperarse. ¿Los propios apóstoles no se escandalizaron? ¿Su fe no resultó abatida y consternada, cuando Jesucristo les reveló este misterio?


3º Tercera razón tomada del testimonio de los Apóstoles. El testimonio de los Apóstoles, durante la vida de su maestro, no habría tenido esta fuerza de prueba que tuvo después de su muerte, después de su resurrección, de su ascensión y del descenso del Espíritu Santo. Ya sean discípulos o engañadores o engañados, anuncian las maravillas de su Maestro, mientras viven con Él, para atraerle y atraerse a ellos mismos crédito y consideración; no hay nada más humano en esto, y que no se haya visto más de una vez; pero que los discípulos anuncien la divinidad de su Maestro, y que sólo la anuncien después de su muerte, ellos mismos sólo esperando la muerte como recompensa por su celo, eso es lo que es divino y lo que nunca antes de había visto. Además, tras este testimonio, el universo entero se convirtió, los cristianos han ofrecido su sangre y la han derramado por la confesión del nombre de Jesús.


¡Ah! ¿Por qué no puedo difundir yo mi testimonio por tan grande causa? ¡Que no pueda yo unir mi sangre a la de tantos mártires; a la vuestra misma, oh Jesús! Al menos me haré el honor de publicar en toda ocasión vuestra religión, de defenderla según mi poder, y de justificarla por la santidad de mi vida, para obtener la recompensa que habéis prometido a aquellos que creerán en Vos!
Que así sea.


FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario